La lectura aporta una amplia gama de beneficios para el desarrollo de los niños y las niñas. Además de en la escuela, fomentar la lectura en casa, donde el entorno familiar y la exposición al lenguaje son claves, contribuirá significativamente a aumentar el interés del niño/a por la lectura. Antes de continuar con este artículo, debemos recordar que cuando leemos en casa es importante adaptar los cuentos a la edad, el ritmo y las preferencias individuales de cada niño o niña. 

6 beneficios de la lectura para el desarrollo de los niños y niñas 

Aquí destacamos seis beneficios clave de leer cuentos a los niños y las niñas. Fomentar la lectura en casa sirve para: 

  1. Fortalecer les vínculos familiares. Compartir momentos tranquilos y con un enfoque didáctico con nuestros hijos e hijas mediante la lectura fortalece los vínculos familiares. Adentrarse en la narración, conocer a los personajes y descubrir nuevas historias juntos es una experiencia enriquecedora para todos los miembros del hogar. 
  2. Estimular el aprendizaje de la lectoescritura y desarrollar la competencia lingüística. La lectura es una excelente manera de introducir a los niños en el aprendizaje de la lectoescritura. Gracias a la lectura, los y las pequeños/as aprenden nuevo vocabulario de forma divertida. El componente lúdico es esencial para enseñar a leer y a escribir. Por otro lado, debemos tener en cuenta el nivel lector en el que se encuentra cada niño y cada niña: hasta que  tenga seis o siete años somos los adultos quienes leemos los cuentos. A partir de esa edad, los niños/as han aprendido las letras, saben separar las palabras por sílabas y suelen comenzar a leer, por lo que podemos intercalar la lectura por parte del adulto con momentos en que el niño o niña lea solo/a.
  3. Mejorar la concentración, la memoria y la comprensión. El mismo hecho de dedicar tiempo a leer ayuda a los pequeños y pequeñas de casa a desarrollar la memoria, pudiendo evocar lo aprendido al volver a leer un nuevo capítulo o cuento. Leyendo también van adquiriendo la capacidad de mantener la atención en la tarea y de concentrarse, con lo que también mejoran su comprensión lectora. 
  4. Transmitir valores y explorar las emociones. A través de las historias, se transmiten valores y se acerca a los niños y las niñas al mundo de las emociones. Los cuentos son herramientas útiles para enseñar valores como la confianza y la empatía, facilitando la comprensión de conceptos abstractos mediante las historias que les leemos y las ilustraciones que ven. Así, facilitamos que los/as pequeños/as empiecen a reconocer y a gestionar las emociones.
  5. Potenciar la creatividad y la imaginación. La lectura de cuentos potencia la creatividad y la imaginación, estimulando el desarrollo neuronal de los niños y las niñas. Los diferentes estímulos que reciben al leer historias diversas despiertan su curiosidad y fomentan el pensamiento alternativo. 
  6. Desarrollar aspectos psicológicos y fomentar la empatía. Ya sea con cuentos sobre culturas o países diversos, o con personajes fantásticos e historias inventadas, contribuimos al desarrollo psicológico de los y las pequeños/as lectores/as. Los niños empatizan y se sienten identificados rápidamente con lo que leen y, como consecuencia, se propician puntos de vista más plurales e integradores, mejorando el estado de ánimo general de los niños/as. 
    En resumen, son muchos los beneficios que los cuentos aportan en el proceso de aprendizaje: no solo fomentan el gusto por la lectura y estimulan las capacidades cognitivas de los niños y niñas, sino que también les prepara para la vida, ya que la lectura es una fuente de conocimientos y valores que les permiten entender el mundo y fomentar el pensamento crítico, beneficiando a su desarrollo integral.  

    Diversidad de temáticas, temáticas sobre diversidad 

    En cuanto a las temáticas de los cuentos infantiles, existen muchas entre las que elegir: desde los que tratan las emociones o fomentan valores, pasando por las historias de viajes, hasta los cuentos protagonizados por animales.  

    Asimismo, como hemos mencionado, incluir elementos (reales o imaginarios) que reprenten la diversidad estimula el desarrollo psicológico de los pequeños y pequeñas. Historias con variedad de personajes y culturas, descripciones de paisajes o lugares desconocidos por los niños y niñas…, les abrirá las puertas a nuevos escenarios y, en algún caso, les hará reflexionar sobre la realidad. A los niños y niñas les fascina explorar y descubrir el mundo, e integran la diversidad de forma natural. 

    La lectoescritura, motor para el éxito escolar  

    Por otro lado, el aprendizaje de la lectoescritura representa un motor de cambio para conseguir el éxito académico, lo que determinará la vida del/de la niño/a de forma global. Por lo tanto, es necesario fomentar el aprendizaje de la lectoescritura, tanto en casa como en la escuela, desde etapas educativas tempranas (infantil y primer ciclo de primaria) como base para adquirir otros aprendizajes que garanticen el desarrollo cognitivo global de la persona. 

    En conclusión, hace falta estimular a las criaturas para que encuentren el gusto a leer. Y esto cómo lo podemos conseguir? A continuación explicamos cómo fomentar la lectura en casa y conectar los niños con la literatura. 

 

Cómo impulsar la lectura en casa  

Como agente clave en la educación, el apoyo y el acompañamiento en la lectura que la familia hace desde casa es crucial para garantizar que el niño o niña adquiera los aprendizajes esperados. 

Al proporcionarles el apoyo y los estímulos adecuados, los niños y las niñas estarán preparados/as para aprender a leer. 

Así que para fomentar el hábito de la lectura entre los niños y niñas, debemos crear el contexto adecuado en casa, poner libros al alcance de los pequeños y leer juntos, dándoles ese impulso necesario y continuado para que las palabras desplieguen todo su poder.  

Recordemos el lema de nuestro Programa DLec: “Para saber interpretar el mundo, primero hay que aprender a leerlo”.